Ataques, al parecer con granadas, a dos viviendas; murió un hombre y otro está herido

Celaya, Gto., julio 19 de 2020. – En este domingo la violencia no para y mientras que en dos eventos diferentes se hicieron explotar granadas, un hombre murió y un joven resultó lesionado.

Por otra parte, fue atacada una casa en la que al parecer viven elementos federales.

El primero de los hechos se registró en la colonia Lindavista, cerca de la San Antonio, poco antes de las 16.00 horas, sobre la calle Dalia, en la que los vecinos dijeron que escucharon balazos y luego una explosión.

También oyeron que un vehículo huía a toda velocidad y de inmediato se organizaron para apagar las llamas que salieron de la vivienda.

Se habló de que pudo ser una bomba molotov, aunque se estima que fueron lanzadas las dos, porque la Molotov no explota, solo causa fuego.

Afortunadamente el incendio no llegó a ser mayor debido a que hay un cuartel de bomberos en la zona industrial, relativamente cerca, y sus elementos apagaron las llamas, mientras que los paramédicos atendieron y trasladaron a un joven de entre 15 y 18 años lesionado.

SEMEFO SUPER SATURADO

El cuerpo de la persona muerta también fue trasladado al super saturado Servicio Médico Forense (Semefo) de Celaya, en donde estaría en la lista de espera para la necropsia legal, pues en esta zona de Laja-Bajío no cesa la violencia, con desgraciadamente muchas víctimas.

ATAQUE A FEDERALES

Poco antes de las 17.00 horas la policía recibió otro reporte del ataque contra otra vivienda en la colonia El Vergel, sobre la calle Reforma, entre las de Plan de Ayutla y Agrarismo, cerca de la Central de Autobuses.

En el lugar, los vecinos señalaron que escucharon una fuerte explosión, luego de escuchar balazos, pero al parecer no se registraron lesionados, sólo el terror del vecindario.

Algunos testigos dijeron que la vivienda que sufrió el ataque la habitan al parecer elementos federales, pero nadie lo confirmó.

A este lugar llegaron elementos de la Guardia Nacional, Policías de Seguridad Ciudadana y militares, tan solo, como siempre, evitar que los curiosos se acercaran y resguardar el perímetro para el trabajo de los peritos de la Fiscalía.

Luego de un rato, con la toma de fotografías, medidas, colocación de brújula y recolección de los casquillos y la elaboración de diagramas, todos se fueron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *