Aprueba la Cámara de Representantes acusar a Trump de “incitación a la insurrección”

Donald Trump entró este miércoles en la historia como el único presidente de Estados Unidos en ser sometido a dos juicios políticos.

La Cámara de Representantes aprobó por 232 votos frente a 197 la resolución para acusar al presidente de “incitación a la insurrección” por los violentos sucesos de la semana pasada en el Capitolio.

El mandatario niega las acusaciones y el martes calificó el proceso como una “continuación de la caza de brujas” en su contra.

En un tono más solemne, pero sin mencionar el impeachment, Trump difundió este miércoles un video en el que condenó “inequívocamente” la violencia del asalto a la sede del Congreso estadounidense.

Sin embargo, las palabras del presidente pueden haber llegado demasiado tarde.

Diez congresistas republicanos se alinearon con los demócratas para votar a favor del impeachment. Esto supone una gran diferencia con el primer juicio político, en el que ningún republicano de la Cámara de Representantes lo aprobó.

La votación se realizó tras varias horas de debate en las que los congresistas dieron argumentos a favor y en contra de enjuiciar a Trump.

Los demócratas, y los republicanos favorables al juicio político, insistieron en tildar los eventos del pasado 6 de enero en el Capitolio como un intento de revertir el resultado de las elecciones del 3 de noviembre y subrayaron su juramento para defender la Constitución y la democracia “de enemigos extranjeros y nacionales”.

Por su parte, si bien mayoritariamente reconocieron la gravedad de los hechos del Capitolio, los republicanos contrarios al impeachment alegaron que una semana antes de que Trump se vaya del poder el proceso solo creará división y que este es el momento de cerrar heridas.

El caso debería pasar ahora al Senado, donde se celebrará el juicio político para determinar la culpabilidad del presidente y donde se necesita una mayoría de dos tercios para condenarlo.

Tras conocerse el resultado de la votación, el todavía líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, comunicó que el proceso en la Cámara Alta no podrá concluir antes de que Joe Biden asuma el poder el próximo 20 de enero.

“Dadas las normas, procedimientos y precedentes del Senado que regulan los juicios políticos presidenciales, simplemente no hay posibilidad de que un juicio justo o serio pueda concluir antes de que el presidente electo Biden sea investido la semana que viene”, expuso.

Los demócratas, que en las pasadas elecciones recuperaron el control del Senado, no tienen suficientes votos para alcanzar esa mayoría y se desconoce si conseguirán el respaldo que necesitan de los senadores republicanos.

Qué dice la acusación

La resolución aprobada este miércoles contiene un único artículo de impeachment contra Trump, que lo acusa de incitar a la insurrección contra el gobierno.

Estos son los puntos claves que plantea la acusación:

El presidente Trump repitió falsamente que los resultados de las elecciones presidenciales fueron fraudulentos y que no deberían ser aceptados por el pueblo estadounidense ni certificados por las autoridades estatales o federales.

El presidente Trump reiteró las falsas alegaciones ante una multitud cerca de la Casa Blanca e, intencionadamente, hizo declaraciones a la muchedumbre que fomentaron, y previsiblemente resultaron en, acciones ilegales en el Capitolio.

Miembros de la multitud, incitados por el presidente Trump, irrumpieron ilegalmente y cometieron actos vandálicos en el Capitolio, se involucraron en otros actos violentos, destructivos y sediciosos, incluida la muerte de un agente de las fuerzas de seguridad.

La conducta del presidente Trump siguió a sus previos esfuerzos por subvertir y obstruir la certificación de la elección presidencial.

El presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno, amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con el traspaso pacífico del poder y puso en peligro a una rama de gobierno equivalente.

Concluyen que, por tanto, Trump se merece ser juzgado políticamente, retirado del cargo y descalificado para ostentar cualquier cargo público en el futuro.

El pasado 6 de enero, un grupo de seguidores del presidente Trump irrumpió en el Capitolio mientras los legisladores estaban en pleno proceso de certificación de los votos del Colegio Electoral que confirmaron la victoria electoral de Joe Biden.

La sesión conjunta tuvo que suspenderse durante las horas que se prolongó el asedio. Una vez se recuperó la calma, la sesión se reanudó y los legisladores certificaron el resultado de las elecciones en la madrugada.

Durante el debate de este miércoles sobre la resolución de impeachment, sus defensores insistieron en que los seguidores del presidente, a los que calificaron de “insurgentes” o “terroristas nacionales”, tenían la intención de impedir la confirmación de Biden y “dar un golpe a la democracia”.

En su opinión, Trump jugó un papel esencial en la revuelta por haberles dicho a sus partidarios que lucharan “como demonios” ya que se iban a quedar sin país.

“Las palabras importan. La rendición de cuentas importa. El objetivo de los seguidores del presidente era poner fin a nuestra democracia”, señaló Pelosi en el hemiciclo.

Del otro lado, los detractores del juicio político subrayaron otro fragmento del discurso de Trump, en el que le dijo a la multitud que marchara hacia el Capitolio “pacífica y patrióticamente”.

Además, denunciaron que existe un doble rasero y que no se condenan de la misma manera “discursos vehementes” pronunciados por políticos demócratas, por ejemplo en el marco de las protestas contra la brutalidad policial.

“Si sometiéramos a impeachment a todo político que da un discurso apasionado, no quedaríamos ninguno”, exclamó Tom McClintock, congresista republicano por California. “Todo movimiento tiene sus lunáticos”, agregó.

Diferencias con el primer impeachment

A finales de 2019, la Cámara de Representantes acusó a Trump de “abuso de poder y obstrucción al Congreso”.

El caso giró en torno a una llamada telefónica entre el presidente estadounidense y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, en la que, según la acusación, Trump intentó conseguir información perjudicial sobre Hunter Biden, hijo del que entonces era únicamente un posible rival electoral y ahora es presidente electo.

Los artículos de acusación fueron aprobados por la Cámara Baja, pero en el subsecuente juicio en el Senado, celebrado en febrero de 2020, Trump quedó absuelto, con solo un voto republicano a favor de la condena, el del senador por Utah Mitt Romney.

A diferencia de aquella ocasión, este miércoles sí hubo congresistas republicanos que votaron a favor del impeachment.

Otra gran diferencia es que el proceso de este año se ha realizado por la vía rápida, sin que haya habido comités, audiencias o declaraciones de testigos.

“Los congresistas son los testigos y el Capitolio la escena del crimen”, dicen quienes defienden la decisión de acelerar el proceso.

BBC NEWS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?