Afecta a comerciantes ubicados en la Presa de la Olla el cambio de sede de las Fiestas de San

Guanajuato, Gto., 21 de junio de 2022.- Comerciantes y vendedores ubicados en los alrededores de la Presa de la Olla aseguraron que el cambio de sede de las Fiestas de San y Presa de la Olla los ha afectado seriamente, ya que sus ventas cayeron un 70 por ciento.

Las mayores afectaciones son a los vendedores de alimentos, artesanías y otros productos, quienes aseguraron que independientemente del cambio de sede de las Fiestas, a lo largo de los fines de semana de los últimos cuatro meses han llegado al lugar otros vendedores de comida.

Los vendedores de comida a que se refirieron los comerciantes establecidos son quienes ofrecen alimentos preparados en unidades móviles y se instalan únicamente los fines de semana.

Para ellos, la determinación de las autoridades municipales para cambiar de sede los festejos anuales de la ciudad y llevarlos a la Plaza de Ranas ha sido lo que ha ocasionado la baja que ahora enfrentan.

“Desde que llegó este gobierno en 2018 las fiestas se las llevaron a la Plaza de las Ranas y ahora nosotros ya no vendemos, antes esas fiestas nos dejaban ganancias, ahora apenas vendemos para sacar lo que invertimos”, dijo Silvia Ortiz.

Esta mujer que junto con sus hijas e hijos tienen unos 40 años de ofrecer alimentos a visitantes y habitantes de la ciudad en el lugar lamentó que las autoridades no los tomen en cuenta a la hora de tomar decisiones.

Explicó que en años anteriores a 2018, las ventas por estas fechas aumentaban hasta en un 60 por ciento y eso les permitía obtener buenas ganancias, las cuales ahora han dejado de existir, ahora han caído un 70 por ciento.

Las escasas ventas lo mismo afectan a los comerciantes y locatarios establecidos, como a vendedores de gorditas, artesanías, nieves, dulces típicos, entre otros, quienes también han visto caer sus ingresos.

“Ahorita está lo de las Fiestas que se las llevaron a la Plaza de las Ranas y en los fines de semanas antes de eso, llegaron muchos vendedores de comida en carritos que no dejan llegar a la gente hasta acá arriba”, afirmó Juana Guillen.

En un recorrido de este medio por el lugar se pudo verificar, como todos y cada uno de los locales y puestos apenas reciben unos cuantos clientes por las mañanas y por la falta de compradores, mejor cierran temprano.

“No tiene caso quedarse hasta tarde porque la gente no llega y no vendemos gran cosa, pero ya con que salga lo que invertimos es algo”, aseguró Jesús García.

A los comerciantes también los tiene molestos e inconformes el abandono y la contaminación que actualmente afecta a la Presa de la Olla, invadida desde hace años por una plaga de algas.

Además, en los alrededores del vaso de captación de manera reciente se ha detectado una plaga de roedores, lo que tiene más inconformes a los comerciantes que han dado aviso a las autoridades, pero no se ha hecho nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.