Adverbios en –mente

El adverbio es una palabra que originalmente tenía por propósito darle una característica al verbo. En la oración «Llegué tarde», el adverbio «tarde» nos informa el momento en que el sujeto (yo) llegó. La palabra tarde le ha dado una característica al verbo. De ahí que a este tipo de palabras se les denomine adverbio (voz compuesta por el prefijo ad–, dirección, tendencia, proximidad, contacto, y un derivado de la palabra verbo). Dada la enorme variedad de acciones (verbos), los hay de afirmación (sí, también, claro, cierto, efectivamente, no, tampoco), aspecto (ya, todavía, aún), cantidad (más, menos, nada, algo, etc.), duda (quizá, acaso, posiblemente, etc.), modo o manera (así, bien, mejor y los terminados en ­–mente) y lugar (aquí, fuera, debajo, donde, etc.).

Con el paso del tiempo, los adverbios han rebasado esa función original. Actualmente, también afectan a un adjetivo (Está muy feo eso), a otro adverbio (Estoy muy lejos de casa) o a un sustantivo (Con más ingredientes mejorará el sabor).

Una función pocas veces abordada en libros de consulta es el papel del adverbio como conector discursivo (llamados también conectores textuales o ilativos discursivos). Los conectores son palabras como «asimismo», «por otra parte», «es decir», etc. Pero, en específico, me refiero a inicios de párrafos con adverbios como «ciertamente», «precisamente», «igualmente», etc.

Los adverbios finalizados en –mente se forman a partir de un adjetivo en su modalidad femenina (rápido / rápida / rápidamente; paralelo / paralela / paralelamente); cuando carezca del femenino, se toma la palabra tal cual (fácil / fácilmente; pobre / pobremente). El sufijo –mente añade el significado «de manera» al adjetivo. Así, en «respectivamente» tiene el sentido: «de manera respectiva».

Conviene para esta reflexión puntualizar que no todos los adverbios terminados en –mente son conectores discursivos al inicio de oración. En algunos casos responden al orden expositivo para hacer énfasis (foco): «Precisamente, de eso quería hablar» (el orden original sería «Yo quería hablar precisamente de eso», donde la palabra «precisamente» nos está indicando de lo que «quería hablar»).

Como conector tiende a imprimir fuerza discursiva. Seguramente, usted, amigo lector, habrá sido testigo cómo algunas personas usan estos adverbios de forma enfática. Me refiero a que es común escuchar a personas que exclaman «¡exactamente!», cuando podrían solo señalar «¡exacto!». Es decir, que el uso de estos adverbios, además de su significado arriba señalado, como conectores discursivos imprimen énfasis.

Sin embargo, en ocasiones se abusa de ello. Por ejemplo, algunos anuncios de la radio señalan beneficios «completamente gratis / totalmente gratis». Es evidente que en estas frases el adverbio tiene sentido enfático (si algo no tiene costo, es innecesario señalar que en su totalidad es gratis, pues no cabría la posibilidad de ser *parcialmente gratis).

Otras características: 1) mantienen la acentuación gráfica (tilde) si le corresponde al adjetivo: fácilmente, atentamente; es decir, no debe tomarse en cuenta al sufijo (eso no sucede en la construcción de otras palabras mediante sufijos: facilidad); 2) En enumeraciones, solo el último de los adjetivos llevará el sufijo: «efectiva, rápida y adecuadamente…»

sorianovalencia@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?