A los 90 años de edad murió Desmond Tutu, arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz

*Durante años luchó incansablemente contra el régimen de segregación racista

El arzobispo emérito sudafricano Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz de 1984 por su activismo contra el régimen de segregación racista del «apartheid», murió este domingo a los 90 años en Ciudad del Cabo (suroeste), informaron fuentes oficiales.

En un comunicado emitido por el Gobierno sudafricano, el presidente del país, Cyril Ramaphosa, confirmó el fallecimiento del respetado religioso anglicano y envió sus condolencias a la familia Tutu.

«La muerte del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de pérdida en el adiós de nuestra nación a una generación de destacados sudafricanos que nos legaron una Sudáfrica liberada», señaló el mandatario en el texto.

El presidente describió a Tutu como un «patriota sin igual» y un «hombre de un intelecto extraordinario» que mantuvo su integridad en la lucha contra las «fuerzas del apartheid».

Incluso en democracia, destacó Ramaphosa, Tutu mantuvo el «vigor» y la «vigilancia» del liderazgo para exigir responsabilidades a las instituciones.

Agregó  “El fallecimiento del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de duelo en la despedida de nuestra nación a una generación de sudafricanos destacados que nos han legado una Sudáfrica liberada”.

“Desmond Tutu fue un patriota sin igual; un líder de principios y pragmatismo que dio sentido a la percepción bíblica de que la fe sin obras está muerta”.

“ Fue un hombre de extraordinario intelecto, integridad e invencibilidad contra las fuerzas del apartheid, también era tierno y vulnerable en su compasión por aquellos que habían sufrido opresión, injusticia y violencia bajo el apartheid, y personas oprimidas y oprimidas en todo el mundo”.

“Como presidente de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, expresó la indignación universal por los estragos del apartheid y demostró de manera conmovedora y profunda la profundidad del significado del ubuntu, la reconciliación y el perdón”.

“Puso sus amplios logros académicos al servicio de nuestra lucha y al servicio de la causa por la justicia social y económica en todo el mundo”.

“Desde las aceras de la resistencia en Sudáfrica hasta los púlpitos de las grandes catedrales y lugares de culto del mundo, y el prestigioso escenario de la ceremonia del Premio Nobel de la Paz, el Arco se distinguió como un defensor no sectario e inclusivo de los derechos humanos universales”.

“En su vida, rica en inspiración pero desafiante, Desmond Tutu superó la tuberculosis, la brutalidad de las fuerzas de seguridad del apartheid y la intransigencia de los sucesivos regímenes del apartheid. Ni Casspirs, ni los gases lacrimógenos ni los agentes de seguridad pudieron intimidarlo o disuadirlo de su firme creencia en nuestra liberación”.

“Se mantuvo fiel a sus convicciones durante nuestra administración democrática y mantuvo su vigor y vigilancia mientras hacía rendir cuentas al liderazgo y las florecientes instituciones de nuestra democracia en su forma inimitable, ineludible y siempre fortalecedora.

“Compartimos este momento de profunda pérdida con Mam Leah Tutu, la alma gemela del arzobispo y fuente de fortaleza y perspicacia, quien ha hecho una contribución monumental por derecho propio a nuestra libertad y al desarrollo de nuestra democracia.

El mensaje cierra “Oramos para que el alma del Arzobispo Tutu descanse en paz, pero que su espíritu sea el centinela sobre el futuro de nuestra nación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?