Pandemia

Retrasé abordar el tema para no contribuir al desconcierto, pánico, terror y todo lo que produce escuchar o leer esta palabra. La connotación negativa y alarmante de este vocablo me llamaba a la prudencia. Además, apenas el 11 de marzo pasado, cuando ya había mandado mi anterior colaboración a este medio, la Organización Mundial de la Salud declaró oficialmente la pandemia del covid-19, conocido popularmente como coronavirus.

Incluso ya algunos medios y contactos en las redes social usaban el término, pero para no contribuir a generar expectativas que pudieron ser infundadas me reservé. Sin embargo, es un hecho la propagación en todo el mundo del virus.

El vocablo pandemia está integrada por el prefijo de origen griego pan-, que tiene por significado todos; y el vocablo demos, también de procedencia griega que implica pueblo. Por tanto, significa a todo el pueblo.

La primera vez que aparece este vocablo es en Francia (pandémie) en el siglo XIII y después en el idioma español hasta el siglo XVI, o sea por el año 1500. Es decir, que el término es un fenómeno conocido por nosotros desde la Conquista. Aquí se desató una pandemia de sarampión. En América no existía esa enfermedad por lo que acabó con el 50 % de la población indígena por carecer de anticuerpos contra ese mal. Entre los indígenas recibió el vocablo cocolixtli y de ahí nos quedó la amenaza de que portarnos mal hace que venga la muerte o, más popularmente y de forma suavizada, eufemística, el coco.  Es decir, que el exterminio de las etnias no sucedió por el abuso de los conquistadores, sino por la propagación y la falta de un sistema inmunológico más sólido entre la población local.

La diferencia con la palabra epidemia es que esta se refiere a la estancia entre el pueblo. También de origen griego, el prefijo epi- implica estancia o presencia. Este vocablo no se usó originalmente para la enfermedad sino para todo aquel o aquello que, siendo foráneo, se instalaba entre el pueblo. Cuando aplicó a enfermedades, el vocablo epidemia se limitó a la estancia entre muchas personas, pero no generalizada.

También se usa el término endemia, con el prefijo en- que también implica presencia o dentro. Pero la diferencia es que mientras epidemia se utiliza como una presencia temporal, endemia aplica para cuando una enfermedad es ya habitual en una zona o entre un grupo. De ahí procede el adjetivo endémico, que no necesariamente está restringido a enfermedades. 

En las redes sociales leí preguntas de cuándo debe declararse o considerarse una pandemia. El criterio ahora se asume por parámetros de Salud Pública como totalmente médico y no etimológico. Es decir, que su uso lo definen las autoridades sanitarias por el número de casos para una zona. De ahí que el diccionario oficial ahora lo defina como una enfermedad epidémica que abarca varios países, en primera instancia, aunque también aclara que puede ser usado cuando afecta a todos los individuos de una localidad o una región.

El prefijo pan- se encuentra en otros muchos vocablos como en panorama, cuando se alcanza a aprecia todo el paisaje; o pancarta, que se trata de una carta o cartel que tiene como propósito ser leído por la generalidad.

sorianovalencia@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *